Artículos de fe

ARTÍCULOS DE FE AMPLIADOS PRESENTADOS EN LA SESIÓN 2017 Y APROBADOS EN LA SESIÓN 2018

PRINCIPIOS DOCTRINALES
(II Juan 1:9)

1. DIOS: Creemos en un solo Dios verdadero, creador de todo lo que existe y autoridad suprema en el cielo y en la tierra, en cuya unidad divina existen tres personas iguales en perfección: El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, que cumplen diferentes funciones en la obra de la redención. (Gn. 1:1, Sal. 83:18, 147:5; Mt. 28:19; Jn. 15:26; Ap. 14:11).

Isaías 46:9: “…porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí…”

2. LA DEIDAD DE CRISTO: Creemos que Cristo fue concebido por el Espíritu Santo y nacido de una virgen de acuerdo con la profecía. Fue proclamado Hijo de Dios por el Padre, por los ángeles y por los demonios. (Mateo 1:20; Isaías 7:14; Lucas 2:11; Marcos 5:7).

3. LA OBRA PERSONAL DEL ESPÍRITU SANTO: Creemos que el Espíritu Santo es una Persona que convence al mundo de pecado, de justicia y de juicio. Además de otras funciones. (Juan 16:7-11).

4. LA BIBLIA: Creemos que la Biblia es la Palabra de Dios escrita por “los santos hombres de Dios”, inspirados por el Espíritu Santo, para revelar el plan de salvación para la humanidad. Está compuesta por 66 libros (del Génesis al Apocalipsis) divididos en el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, a los que no se les puede quitar ni añadir nada. Creemos que es nuestra única regla de fe y práctica. (2 Ti. 3:16; 2 P. 1:21; Ro. 1:16; Jn. 12:47-48; Pr. 30:5-6; Ap. 22:18-19).

2 Ti. 3:16: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia…”

5. LA CREACIÓN: Creemos en el relato de la creación como se encuentra en el Génesis. (Génesis 1:1-31).

6. LA CREACIÓN DEL HOMBRE: Creemos que Dios creó al primer hombre y a la primera mujer conforme a su imagen y semejanza, en estado de santidad e inocencia, con una misión que cumplir en el huerto del Edén, pero sujetos a la autoridad divina. (Gn. 1:26-27; 2:16-17).

Gn. 1:26-27: “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree…”

7. LA CAÍDA DEL HOMBRE: Creemos que el hombre cayó de su estado de inocencia por una transgresión voluntaria a la autoridad divina, teniendo como consecuencias inmediatas la expulsión del Edén, la ruptura de la comunicación con Dios, y la adquisición de una nueva naturaleza caída y pecaminosa. Dicha naturaleza pasó a todos los hombres, los cuales, a su vez, se rebelaron y pecaron contra Dios individualmente, por lo que todo el género humano se encuentra bajo juicio y condenación eterna (Gn. 3:6-24; Ro. 3:10,23; 5:12; 6:23).

Ro. 3:23: “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”.

8. EL PLAN DE SALVACIÓN: Creemos que Dios preparó, desde antes de la creación del mundo, el plan de salvación para la humanidad. Él mismo se hizo hombre en la persona de Jesucristo para pagar, con su muerte redentora, la deuda contraída por el pecado. Sujeto a las mismas debilidades que los hombres, fue en todo igual a ellos excepto sin pecado, siendo “obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”. De esta manera, por medio del derramamiento de su preciosa sangre, dio plena y total satisfacción al carácter santo de Dios y así librar de la esclavitud del pecado y de la condenación eterna a todos los que lo reciban como único y suficiente salvador. Su gloriosa resurrección al tercer día de su muerte es el sustento de nuestra fe. (Gn. 3:15; Jn. 3:16; He. 10:24-28; 1 Co. 15:3-4,14,17; Fil. 2:5-8; Ro. 8:1-2).

1 Co. 15:3,4,14,17: “Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día… Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe…”

9. SALVACIÓN GRATUITA POR FE: Creemos que el hombre obtiene la salvación de manera gratuita, “por gracia”, como un regalo de Dios, por medio de la fe en el sacrificio propiciatorio de Cristo sin que medie ninguna obra ni ningún otro requisito para merecerla. Las buenas obras no son, por lo tanto, la causa de la salvación sino el resultado de ella, siendo necesarias como testimonio de nuestra fe a los hombres. (Mr. 1:15; Jn. 3:16, 10:10; 16:8; Hch. 11:8; Ro. 1:17; 5:1-2; 4:13-16; 11:6; Ef. 2:5-10; Gál. 2:16,21; 3:2,11,12,13,24; Stg. 2:14-20).

Ef. 2:5-10: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas”.

10. SEGURIDAD DE LA SALVACIÓN: Creemos que la Biblia enseña claramente que la salvación se recibe una vez y para siempre. Esta doctrina se basa en el hecho de que la obra redentora de Cristo es suficiente y perfecta para solucionar el problema del pecado sin la intervención del hombre. Es contraria a la doctrina de la salvación por obras, según la cual el creyente debe agregarle obras a la fe o puede perder su salvación por el pecado. (Jn. 3:16-18,36; 5:24, 6:47; 10:27-30; Ro. 5:1; 3:28: Gá. 5:4; He. 6:18; 1 Jn. 5:11-13a)

Juan 10:28 y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.

11. EL ARREPENTIMIENTO: Creemos que el arrepentimiento forma parte integral de la fe salvadora. Significa un “cambio de mente” o de actitud, producido por el Espíritu Santo, por el cual el hombre se reconoce pecador e impotente para salvarse y se vuelve a Dios para aceptar su voluntad y sus mandamientos. Como parte activa de la fe en Cristo como Señor y Salvador, produce la conversión o “nuevo nacimiento” necesario para entrar en el Reino de Dios. (Mr. 1:15; Jn. 3:3-6; 16:8; Hch. 2: 38; 3:19; 11:18; 2 Co. 7:10; 2 Tim. 2:25).

Hechos 3:19: “Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio, y él envíe a Jesucristo, que os fue antes anunciado.

12. RESULTADOS MÁS IMPORTANTES DE LA SALVACIÓN: Creemos que los resultados más importantes de la salvación son:

  • LA JUSTIFICACIÓN: Tiene su origen en la gracia y puede definirse como el acto jurídico por medio del cual Dios, con base en su justicia, declara justo y sin culpa al pecador convertido, que estaba bajo condenación a causa del pecado. Aunque sigue siendo pecador, al depositar su fe y confianza en el sacrificio de Cristo, Dios le atribuye la justicia de su Hijo. Asimismo, es librado de la ira de Dios y de la condenación eterna, restableciéndose entre ambos la paz y la reconciliación perdidas con la caída de Adán en el Edén. (Hch. 13:39; Ro. 3:21-26; 4:5; 5:1,9,10; Gá. 2:16; 3:24; Col. 2:14; Tit. 3:9).

Romanos 3:24-25: “Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, a causa de haber pasado por alto, en su justicia los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús”.

  • LA REGENERACIÓN: Es un cambio radical en la naturaleza espiritual del hombre que en su condición natural no puede entender, agradar ni obedecer a Dios. No es una mera reforma sino un acto de nueva creación, un nuevo nacimiento realizado por el Espíritu Santo que capacita al creyente para cumplir con la voluntad de Dios y lo hace partícipe de la naturaleza divina. (Mr. 7:21-23; 1 Co. 2:14-16; 2 Co. 5:17; Gá. 2:20; Ef. 2:10; 4:24; Ti. 3:5; 1 P. 1:23; 2 P. 1:4).

2 Co. 5:17: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”.

  • LA SANTIFICACIÓN: Santificación significa “apartar o separar para Dios”. Es a la vez instantánea y progresiva. Instantánea, en cuanto a la posición del creyente ante Dios que ha sido separado permanentemente para Él, mediante la obra redentora de Cristo, se produce en el espíritu desde el momento de la conversión. (1 Co. 1:2; Fil. 1:1; 1 P. 1:2). Progresiva, es el resultado del crecimiento espiritual; opera en el alma, lo que demanda una actitud y esfuerzo constantes por parte del creyente. Sin embargo, la santificación debe ser reconocida como obra del Espíritu Santo, y no como un mero esfuerzo personal. A este proceso se le llama en el Nuevo Testamento “andar en el Espíritu”. (Jos. 1:6-7; 2 Co. 7:1; Gá. 5:16-26; 1 Tes. 4:3; 5:23-24)

Pedro 1: 15: “… sino como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir”.

En la Biblia se manifiestan dos clases de santificación:

– La absoluta y eterna, obra de Dios a través del sacrificio de Cristo. (Hebreos 10:10,12).

– La relativa, en la que participa el hombre por medio de la obediencia a la Palabra y sujeción al Espíritu Santo. (Romanos 6:22).

13. REINO DE DIOS: Creemos en la existencia del reino eterno de Dios el cual se ha manifestado en forma progresiva en diferentes etapas (Mateo 4:17).

14. LA IGLESIA: Creemos que una iglesia cristiana verdadera es una congregación de creyentes bíblicamente bautizados, que se reúnen con el fin de llevar a cabo la predicación del evangelio, cultos de adoración y de alabanza y ejercer los dones y ministerios que le otorga el Señor para la mutua edificación. Además creemos que la iglesia es local y en ningún sentido universal. (Mt. 28:20; Hch. 2:41-42,46; 14:23: 15:22: 1 Co.11: 2; 14:12; Ef. 4:4-13; Fil. 1:1).

Efesios 4:11-13 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;

Derivándose de ello las siguientes enseñanzas:

A) Que su función principal es cumplir con el gran mandamiento dado por Jesús, antes de la Ascensión, de predicar el evangelio del reino y hacer discípulos. (Mateo 28:18-20; Marcos 16:15).

B) Que cada iglesia es una asamblea independiente y autónoma, que se gobierna congregacionalmente, estando la autoridad establecida en ella misma, y formando cada iglesia local el cuerpo de Cristo. (1 Co. 6:15; 10:16,17; 12:12-27; Ef. 4:15,16; Col.1:18).

1Corintios 12:12 Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero Todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo.

C) Que a cada congregación le fue dada la Gran Comisión de la Obra Misionera en forma particular. (Mt. 28:18-20, Hch. 1:8; 13: 1-5).

Hch. 13:1-3: “Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía, profetas y maestros… Ministrando estos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado…”

D) Que cada congregación elige a sus propios oficiales. (Hch. 6:1-6; 14:23).

Hech. 6:1-6: “En aquellos días… los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: …Buscad, pues, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo a quienes les encarguemos este trabajo…”

E) Que cada congregación tiene el deber y la autoridad para disciplinar a sus propios miembros. (1 Co. 5; Ti. 3:10; Mt. 18:15-18).

1 Co. 5: 1_13: “…¿no juzgáis vosotros a los que están dentro? Porque a los que están fuera, Dios juzgará. Quitad, pues, a ese perverso de entre vosotros”.

F) Que cada miembro le debe sujeción a la iglesia, al igual que a los pastores.

Mt. 18:15-18 “…si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenedle por gentil y publicano. De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo…”

G) Que elige y envía a sus propios misioneros según la elección del Espíritu Santo. (Hch. 13:1-5).

H) Que es ejecutiva y no legislativa con respecto de los mandamientos de su cabeza que es Cristo. (Ef. 1:20-23; 4:15).

Ef. 1:20-23: “…la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales… y sometió a todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo…”

15. ASOCIACIÓN. Creemos que todas las iglesias neo testamentarias deben tener un compañerismo en el cumplimiento de la Gran Comisión (Mateo 28:18-20), pero ninguna asociación o convención debe imponerse para ejercer autoridad sobre una iglesia local del Señor Jesucristo. (Hechos 1:15-26; 6:1-7; 10:47; 15:22-35).

16. COMPAÑERISMO. Creemos y practicamos únicamente el compañerismo con otras iglesias de nuestra misma fe y orden. Rechazamos el compañerismo con toda congregación que pertenezca o tenga compañerismo con el movimiento ecuménico y el movimiento carismático y afine por cuanto no creen ni practican nuestros principios. (Gál 2:9; II Cor. 6:14).

17. ORDENANZAS: Creemos que las ordenanzas bíblicas son dos:

  • EL BAUTISMO: realizado por inmersión del creyente en agua, hecho en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo por un miembro elegido por una iglesia con autoridad. Esta ordenanza tiene como finalidad dar testimonio de la fe así como identificarse con la muerte, sepultura y resurrección de Cristo para morir al pecado y resucitar a una vida nueva. Es requisito previo para formar parte de la membresía de una iglesia local de Cristo. (Mt. 3:5; 28:19; Jn. 3:22; Hch. 2:41-42, 8:36-39; Ro. 6:4; Ef. 4:5; Col. 2:12).

Romanos 6:4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.

Rechazamos el bautismo de instituciones, cuya cabeza y fundador sea un hombre por ser inválida, considerándolo extraño. El bautismo silenciosa y simbólicamente predica el puro evangelio a todos los pueblos, lenguas y razas, sin barreras geográficas, simbolizando la muerte, la sepultura y la resurrección de Jesucristo. También es un símbolo de la muerte del creyente al pecado, la sepultura del creyente juntamente con Cristo y la resurrección del creyente a vivir una vida nueva con Jesús. (Romanos 6:3-6).

  • LA CENA DEL SEÑOR: Es una ordenanza simbólica, celebrada por cada iglesia local para conmemorar la muerte del Señor, proclamar el Nuevo Pacto de la Gracia y la promesa de su segunda venida. De ella participan los miembros de la iglesia local, utilizando el pan sin levadura y el fruto de la vid como elementos simbólicos del cuerpo y de la sangre de Cristo. La Cena del Señor hay que celebrarla siguiendo los requisitos especificados en 1 Co. 5 y 11. (Lc. 22:19-20; 1 Co. 5:7-8, 11:17-34)

1 Corintios 11: 26 Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.

1 Co. 11:17-34: “…Pues en primer lugar cuando os reunís como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; …Cuando, pues, os reunís vosotros, esto no es comer la cena del Señor…”

18. SEMINARIOS: Creemos que los seminarios teológicas deben estar bajo la jurisdicción de una iglesia neo testamentaria. Otras iglesias pueden ayudar en el sostenimiento y la perpetuación de un seminario con ofrendas, dando ánimo a los ministros y trabajadores cristianos de su membresía, a que éstos asistan. (Mateo 28:20; Efesios 3:10, 21).

19. LOS DONES ESPIRITUALES: Creemos que son manifestaciones sensibles dadas por el Espíritu Santo a la iglesia para la edificación del cuerpo de Cristo. A cada creyente le es conferido como mínimo un don para servicio. En su distribución, el Espíritu actúa de acuerdo con su soberana y libre voluntad, sin que medie el interés o el deseo personal del creyente. Los dones deben ejercerse con la finalidad, las necesidades y las limitaciones establecidas en la Palabra de Dios. Son eficaces sólo si se administran presididos por el amor y no para beneficio propio. (Ro. 12:6-8; 1 Co. 12, 13,14; Ef. 4:10-16; 1 P. 4:10.)

1 Pedro 4:10 Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.

Entre los dones que se ejercieron en la iglesia primitiva se pueden distinguir dos clases:

  • Los especiales que fueron dados por Jesús y el E. S. a sus discípulos como señal para corroborar que Jesús era el Mesías y confirmar el evangelio, como fueron: el hacer milagros, el hablar en lenguas, el profetizar en el sentido de recibir nueva revelación, el resucitar muertos, etc.de entre los cuales, hoy en día, según Pablo en 1 de Cor. 13:13, permanecen solamente la fe, la esperanza y el amor, y los demás cesaron. (Mr 16:17-20, 1 Co 12,13,14).
  • Los de servicio que son los que se ejercen para la edificación del cuerpo de Cristo y no como señal. (Rom. 12 : 6 – 8).

20. LOS MINISTERIOS: Son actividades para el servicio y buen funcionamiento de la congregación que el Señor otorga a los miembros que reciben ese llamado para la edificación del cuerpo de Cristo. (Efesios 4;11,12).

21. EL GOBIERNO HUMANO: Creemos que los cristianos debemos ser ciudadanos ejemplares y estar sujetos a las leyes de los países donde vivimos siempre que no contravengan los mandamientos de Dios. (Hch. 4:19; 5:29; Ro. 13:1; Tit. 3:1; 1 P. 2:13-14).

Tito 3:1 Recuérdales que se sujeten a los gobernantes y autoridades, que obedezcan, que estén dispuestos a toda buena obra.

22. EL MATRIMONIO: En vista de que la Biblia es nuestra regla de fe y práctica para regir nuestra vida, creemos que el matrimonio, tal y como ella enseña, es la unión legítima entre un hombre y una mujer. (Gn 2:23-25; Mt.19:4-6).

23. SATANÁS: Creemos en la existencia de la persona de Satanás, ángel caído que se rebeló contra la autoridad de Dios junto con la tercera parte de la corte angelical, quienes forman las “huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”, siendo el gran enemigo espiritual de los seres humanos y actuando como acusador y adversario de los hijos de Dios a los que induce al mal. (Is. 14:12-13; Zac. 3:1; Mt. 6:13; Jn. 8:44; 2 Co. 4:4; Ef. 6:12; Ap. 12:10).

2 Co. 4:4: “… el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos para que no les resplandezca la luz del evangelio…”

Jn. 8:44: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira”.

24. LOS EVENTOS PROFÉTICOS FUTUROS: Creemos que entre las profecías más sobresalientes están:

A) LA GRAN TRIBULACIÓN: Creemos que será un período definido de siete años, correspondiente a la semana setenta del profeta Daniel. Tendrá dos objetivos: primero, en su segunda mitad, Dios castigará la maldad e incredulidad de los seres humanos por medio de terribles sufrimientos; segundo, preparará al pueblo de Israel para recibir al Mesías. Precederá al Milenio. Se describe desde los capítulos 11 al 18 del Apocalipsis. (Dn. 12:2; Jr. 30:7; Mal. 4:5 ss.; Mt. 24:21; Mr. 13:19 ss.; Ap. 3:10; 7:14; 14:8).

Mateo 24:21 porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá.

B) LA MANIFESTACIÓN DEL ANTICRISTO: Creemos que se manifestará el anticristo que es el hombre de pecado (II Tes. 2:1-12).

C) LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO: Creemos que es una profecía literal que se realizará en dos etapas: en la primera, “los muertos en Cristo resucitarán primero” (primera resurrección) y los creyentes vivos serán arrebatados “para recibir al Señor en el aire”, por lo que se la conoce también como “el arrebatamiento”; en la segunda, Cristo descenderá personalmente a la tierra con sus santos para reinar y gobernar por mil años, lo que se conoce también como “el milenio”. (1 Ts. 4:16-17; Ap. 20:1-4; Is. 2:1-4).

1 Tesalonicenses 4:16-17: Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

D) EL TRIBUNAL DE CRISTO: Creemos que los creyentes serán juzgados antes de las Bodas del Cordero. (2 Cor. 5:10).

E) EL JUICIO DEL GRAN TRONO BLANCO: Creemos que será el juicio final, definitivo, conocido bíblicamente como “Día de Jehová”, cuando Dios juzgue a los condenados, es decir, a todos los que rechazaron a Cristo como salvador, por sus obras, los cuales recibirán como pago por su incredulidad la condenación eterna. Se conoce como la muerte segunda y como la segunda resurrección. El “libro de la vida” estará abierto para responder como testimonio a los que deseen justificarse por sus obras. (Mt. 7:22-23; Lc. 12:47-48; Ap. 20:11-15).

Apocalipsis 20: 11-12 Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.

F) CIELOS NUEVOS Y TIERRA NUEVA: Creemos que lo que actualmente conocemos como cielo, tierra y su actual sistema están contaminados a causa del pecado por lo que serán purificados por el fuego. Se creará un nuevo universo, “cielos nuevos y tierra nueva en los cuales mora la justicia” de Dios, lugar en el que permanecerán los salvos en cuerpo glorificado en eterna comunión con Dios. (Is. 65:17; Ro. 8:22; 2 P. 3:10-13; Ap. 20:7-14; Ap. 21:1-7).

Apocalipsis 21:1 Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más.

G) LAS BODAS DEL CORDERO Y SU ESPOSA: Creemos que su esposa es la Iglesia y ésta se unirá a Cristo después de resucitar y ser transformada para vivir las edades eternas. (Ap. 19)

H) EL REINO MILENIAL: Creemos que Jesús reinará con los suyos por mil años en la tierra (Ap. 20:4).

25. EL CIELO: Creemos que es un lugar literal, morada de Dios y de Cristo, donde los espíritus de los salvos gozan de la presencia de ambos en un estado de completa bienaventuranza. (Lc. 24: 51; 2 Co. 5:8; Fil. 1:23).

2 Corintios 5:8 pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor”.

26. EL INFIERNO: Creemos que es un lugar literal de tormento, conocido en la Biblia como Sheol, Gehena, Hades, infierno y Lago de fuego, donde van los incrédulos. Su existencia es una necesidad y un misterio creado por Dios para Satanás y sus ángeles, no para el hombre. Los que son castigados en él son criaturas que libremente han rechazado el plan de salvación revelado por Dios tal y como se conoce en la Biblia, y su duración será eterna.(Mt. 21,2; 10:15; 22:13: 2314; 25:41; Lc. 12:47-48; Ro 1:18-32; 6:23; Ap. 20:11-15; 21:8).

Apocalipsis 20:15 Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.

27. DOS OFICIOS PERMANENTES: Creemos que hay dos oficios permanentes en la Iglesia hoy día: pastores y diáconos (I Tm. 3:1-13).

28. DIEZMOS Y OFRENDAS: Creemos que la Iglesia debe sostenerse con los diezmos y ofrendas que recibe de los miembros y no miembros de la Iglesia (He. 7:1-10, I Cor. 16:1,2).

Nota final: «18 Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. 19 Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.» Apocalipsis 22.

Artículos Recientes
Autumnal Beautiful Color
24 marzo, 2018
Enlaces